lunes, 11 de abril de 2011

He perdido un amigo

En la vida atravesamos muchas experiencias que nos hacen sentir una profunda tristeza. Pero quizá no hay nada más doloroso que perder un amigo. Y me ocurrió ayer. El problema es que no sé quién es ese amigo. Ayer tenía 194 amigos en Facebook y hoy solo tengo 193. Alguien se ha cansado de saber de mi vida y se ha escapado por la puerta de atrás sin dejar una mísera nota.   Me siento afligido. Me he ido a mi lista de amigos a buscar a los que consideraba 'sospechosos', quizá resentidos por no haber correspondido a sus invitaciones a grupos sobre señoras y granjas, o por no haber comentado sus cambiantes estados de ánimo..., pero ninguno de los que consideraba más recelosos era mi amigo desaparecido.  Por las noches me despierto sudoroso y con problemas para respirar. ¿Quién es esa personita que se ha desvinculado de mí con atroz frialdad? No quepo en mí de pena y en el océano del insomino transcurren mis madrugadas. ¿Quén serás, quién serás?  En realidad no te lo hecho en cara, querido ex-amigo. Tristemente alguien recuperará tu amigable posición numérica y este mal trago pasará, aunque habrá dejado su poso en mi cibercorazoncito.  Sé feliz, nadie dijo que la vida en la red fuera un camino de gigas...
Visto en: sin raíces a los 31

3 comentarios:

  1. ¡gracias! lo vi hace tiempo ya, pero siempre me quedaba con las ganas de ponerlo

    ResponderEliminar